52 / 1000

El «detective» Sardelli y el enigma de Vivaldi

El director de orquesta italiano desentraña la peripecia de los manuscritos perdidos del «cura rojo»

<p>
	Antonio Vivaldi.</p>

Antonio Vivaldi.

Pocos casos se dan entre los músicos profesionales de identificación tan estrecha con un compositor como la que tiene Federico Maria Sardelli con Vivaldi desde hace más de 30 años. «Los amores no tienen explicación», declara a El Mundo el flautista, director de orquesta, escritor y miembro del Instituto Antonio Vivaldi, circunstancia ésta que le permite estar al tanto de cualquier nuevo descubrimiento sobre el cura rojo. El último ha sido el autógrafo más antiguo conocido del músico, un recibo de cuando contaba catorce años.

Esta cercanía a las fuentes animó a Sardelli a desentrañar las peripecias sufridas por las decenas de tomos de música original que dejó a su muerte Vivaldi, tan buen compositor como pésimo administrador de sus asuntos terrenales. El fruto de esta labor detectivesca es el libro El caso Vivaldi, publicado por Turner.

Salvo los misteriosos cuatro años que siguieron a su deceso en 1741, sobre los que Sardelli espera novedades no tardando mucho, todo el enigma posterior encuentra aquí cumplida explicación. El director livornés asegura que tuvo que inventar «poco» porque la historia de los manuscritos está salpicada de pasajes bien documentados que resultarían inverosímiles de haber surgido de su imaginación.

Se refiere, entre otros, al traslado de los tomos «en un carretón de estiércol» y a la demencial división de la colección en volúmenes pares e impares -esto es, con muchas obras seccionadas en dos- por un desencuentro entre los hermanos Durazzo a cuenta de la herencia de su padre, por no hablar de la escena en que Francesco Vivaldi, el hermano librero de Antonio, «le enseña el miembro a un senador».


Seguir leyendo

Libros relacionadosˇ
Elcasovivaldi_sardelli_turner
El caso Vivaldi
El caso Vivaldi
Federico Maria Sardelli