91 / 1000

«El jardín es un antídoto contra la celeridad de nuestro tiempo»

Entrevista a Santiago Beruete

<p>
	Ilustración de la cubierta de <em>Jardinosofía</em>.</p>

Ilustración de la cubierta de Jardinosofía.

¿Cómo es su jardín?

Yo empecé con un trozo de bosque. Lo fui desbrozando, abancalando, cortando árboles y poco a poco fui creando el recinto para después plantar y hacer un jardín. 


¿Y qué tiene ahora?

Distintas partes. Tengo un jardín de aromáticas, una parte más floreal, un pequeño bosquecito de árboles frutales... aunque tengo origen navarro vivo en Ibiza, que es un clima ideal para esto.  


¿Cuando iba haciéndolo ya iba pensando en el libro, como los filósofos griegos que describe reflexionando en sus jardines?

Yo vengo de la Filosofía y de la Antropología y esto era mi hobby y mi refugio en un momento de crisis personal, una terapia filosófica a la que me dediqué con ahínco.  


¿Cómo?

Siempre que visitaba el extranjero iba a jardines botánicos, porque no había mucha literatura sobre el tema. Pero en Francia empecé a encontrar que había historiadores del arte, arquitectos, ingenieros, que habían hablado del tema y fui viendo cierta paralelismo con la historia de la Filosofía. Un día, en una conversación informal de cafetería en la Facultad alguien me dijo: «Es asombroso lo que estás contando». Y aquello me animó a escribir algo más serio. También hice una tesis doctoral sobre el tema, vi un campo para investigar que estaba virgen.


El libro arranca en Mesopotamia, pasa por distintas épocas y abarca muchos países. ¿El jardín es consustancial al ser humano?

Los seres humanos siempre que han soñado la felicidad han imaginado entornos verdes. En nuestra civilización el paraíso lo representamos como el jardín del Edén. Cuando soñamos cómo será el cielo lo hacemos también bajo la representación de un jardín. El jardín está en el inicio de esta historia y en el final.


Seguir leyendo

Libros relacionadosˇ
9788416354085
Jardinosofía
Jardinosofía
Una historia filosófica de los jardines
Santiago Beruete