82 / 1000

El libro de los cambios

Sobre Un pie en el río

<p>
	Felipe Fernández-Armesto.</p>

Felipe Fernández-Armesto.

La idea de que las especies cambian con el tiempo es antigua y ha mutado no pocas veces desde que Anaximandro formulara, en el siglo V a.C., una de sus primeras versiones y propusiera el origen acuático de la vida. Siglos más tarde, en 1858, Charles Darwin y Alfred Russel Wallace acuñaron el término «selección natural» para designar un modelo que explicaba ese cambio mediante las diferentes posibilidades de sobrevivir y reproducirse de los individuos. El cambio, entonces ―y podemos llamarlo «evolución» si extirpamos cualquier noción de «progreso» que pueda tener el término―, es una realidad comprobable desde el registro fósil; el modelo, como cualquier teoría científica, está sujeto a la lógica de comprobaciones y refutaciones, de enmiendas, correcciones y reinterpretaciones. La teoría que Darwin popularizara en su libro El origen de las especies, por cierto, ha sido reformulada en varias ocasiones, y bajo la forma del neodarwinismo persiste como una de las nociones dominantes en el campo de la biología.

Ahora bien, las culturas también cambian: las costumbres, las lenguas, los códigos de vestimenta, los ritos, las creencias religiosas. ¿Cómo explicar ese cambio? ¿Acaso deberíamos pensarlo desde una noción derivada de la selección natural y pensar que el cambio cultural procede en la dirección de la supervivencia o del mejor aprovechamiento de los recursos naturales?

En su libro Un pie en el río. Sobre el cambio y los límites de la evolución, el historiador inglés Felipe Fernández-Armesto argumenta que no. Sostiene que la cultura fue, sí, un producto de la selección natural, y que evidentemente en algún momento esa forma de organización incidió en la supervivencia de algunas especies humanas, sin duda en el caso del Homo sapiens pero quizá también de los neanderthal y los denisovanos. De hecho, investigaciones recientes (como las de Frans de Waal en su libro The Age of Empathy) señalan que la colaboración organizada y solidaria entre individuos fue clave a la hora de asegurar la supervivencia de los primeros seres humanos o incluso de los homínidos.
 

Seguir leyendo

Libros relacionadosˇ
9788416354207
Un pie en el río
Un pie en el río
Sobre el cambio y los límites de la evolución
Felipe Fernández-Armesto