106 / 981

El paraíso fantasma

Reseña de La España vacía

El paraíso fantasma

La España vacía es un fantasma elevado sobre el nivel del mar y con una soledad que se extiende por el 53% del territorio nacional. Un mapa del oeste por el que el viento campa a sus anchas, enloquecido de secretos, eternamente zagal entre las ramas de los árboles en los que anida su canción del tiempo. Esa que se sabe Sergio del Molino después de su oficio de argonauta rural viajando en sentido contrario al paisaje urbano de los viernes por la noche. Una experiencia nómada y por entregas en las páginas del Heraldo de Aragón donde descargaba los ecos de las tormentas secas, sus esquelas de las casas en ruinas con su memoria quemada entre las flores, y ese silbido del viento –mitad sibila de las cuevas altas, mitad sirena de las carreteras desiertas que siempre serpentean abismos–. Toda esa geografía forestal y la reflexión cultural y emocional es lo que encontrará el lector en La España vacía. Viaje por un país que nunca fue. Una joya de antropología literaria y callos adquiridos en un comprometido y hermoso trabajo de campo que no tiene nada de travesía romántica y sí más del espíritu azoriniano que llama a las cosas por su nombre y las fertiliza con cierta fuerza austera de moralidad y tristeza.

Nos invita Sergio del Molino, un escritor destacado por contar de sus raíces y enfrentarse a sus heridas, a estudiar de nuevo y libres de la tendencia de la política a convertir la educación de la Historia, también la de la Geografía, en un tahúr al que culpar si se las trampas se demuestran. Nos invita, decía, a subirnos a su libro como si fuese un  Dos Caballos amarillo -igual que el abandono al secano del trigo- con el que recorrer, sin ninguna amortiguación confortable los baches de la realidad agrícola y su desprecio, el mapa de Aragón, de Castilla, de Extremadura, de la Rioja. Burgos, Soria, León, Zamora. Islas del éxodo que jamás serán Ítaca ni tendrán una cruzada del turismo que las rescate de las garras de una condena a la que Del Molino llama El Gran Trauma. Esa herida angosta del despoblamiento provocado por Franco a favor de las autopistas del progreso, de la proliferación de los pantanos que dejaron valles ahogados y pueblos sumergidos, de la economía en tajo que desfavoreció al interior de un país del que desertó la juventud en pos de los cantos de sirena de las ciudades de Babel. La gran huida de las décadas del 50 y del 60 que masificaron las periferias urbanas a las que el franquismo abandonó a la miseria y al desarraigo. Nunca existió Mr. Marshall en aquella forma de vida costumbrista y honesta, trabajadora de sol a sol en un largo invierno que siempre fue postguerra.


Seguir leyendo

Libros relacionadosˇ
Laespan%c3%8c%c6%92avacia_turner
La España vacía
La España vacía
Viaje por un país que nunca fue
Sergio del Molino