62 / 1000

«La historia del colapso soviético está todavía muy lejos de terminar»

El autor de «El último imperio» dice que Putin está tratando de recuperar ese pasado soviético

<p>
	Mijaíl Gorbachov.</p>

Mijaíl Gorbachov.

El historiador Serhii Plokhy, uno de los mayores investigadores de la Unión Soviética y experto en historia ucraniana, accedió a los archivos personales del ex Presidente George H. W. Bush y conversó con los principales actores políticos y sociales para contar desde varias voces, desde varios ángulos, los meses finales de 1991 que cambiaron el mundo, una crónica que el académico de Harvard plasmó en "El último imperio. Los días finales de la Unión Soviética" (Turner, 2015), una obra clave para entender ese período.

En entrevista con El Mercurio, Plokhy analiza el estado de Rusia a 25 años de la caída de la Unión Soviética, el gobierno de Vladimir Putin y las implicancias para el mundo de las aspiraciones de poder que tiene Moscú.

En su libro, usted dice que el carácter imperial fue decisivo en la caída de la URSS. Varios analistas han dicho que el Presidente Putin ha tratado de traer de vuelta parte de ese pasado imperial, grandioso. ¿Cómo lo ve usted, en perspectiva?

Después de su victoria, en octubre de 1917, Vladimir Lenin y los bolcheviques lograron mantener el control sobre el Imperio Ruso multiétnico, al hacer concesiones significativas a las minorías. Se dio por sentado que las autoridades comunistas «resolvieron» el problema de la nacionalidad de una vez por todas, y que la Unión Soviética estaba formando una nueva nación política, llamada el pueblo soviético. En 1991 quedó claro que las tácticas bolcheviques contribuyeron a posponer, pero no a evitar, la desintegración del antiguo espacio imperial.

Vladimir Putin quiere tenerlo de vuelta bajo el control de Moscú, pero en una nueva forma post imperial, donde Rusia ejercería el poder político y económico sobre el ex imperio, sin soportar su carga ni ser responsable por el bienestar de la población de las ex colonias y periferias. Rusia no es muy innovadora aquí. Otras antiguas potencias imperiales ya habían intentado tácticas similares.

¿Por qué cree que se subvaloró el carácter multiétnico y la estructura pseudofederal de la URSS como factor que explica la implosión del imperio soviético?

La Unión Soviética era conocida en todo el mundo como 'Rusia' y muchos creían que, en realidad, los comunistas habían logrado burlar la historia y resolver el problema nacional sin permitir que las naciones crearan sus propios estados o ejercieran una verdadera autonomía política y cultural. Por lo tanto, surgieron tres explicaciones principales con respecto al colapso soviético.

La primera, la victoria de Ronald Reagan en la Guerra Fría; al pedir fuertes préstamos logró, supuestamente, hacer quebrar la economía soviética antes de llevar a la quiebra a la propia. La segunda, el colapso de la ideología comunista, que fue derrotada por el ascenso de la democracia y el liberalismo. Tercera, el colapso de la economía soviética de planificación central, que fue desencadenado por la caída drástica en los precios del petróleo.

Todos estos factores habían jugado, en realidad, roles importantes en el colapso soviético. Pero no explican por qué Moscú y Kiev terminaron en estados diferentes, mientras Moscú y Vladivostok continuaron en el mismo país. Solo si se mira el mapa etnográfico y administrativo de la Unión Soviética y se estudia el proceso de la movilización nacionalista, se puede responder la pregunta de por qué la Unión Soviética se desmoronó.


Seguir leyendo

Libros relacionadosˇ
9788416142101
El último imperio
El último imperio
Los días finales de la Unión Soviética
Serhii Plokhy