8 / 1000

La sociedad del sándwich mixto: por qué los mediocres dominan el mundo

Entrevista a Alain Deneault

<p>
	FOTOS: ÁNGEL BECERRIL</p>

FOTOS: ÁNGEL BECERRIL

A nadie le ofende un sándwich mixto, pero difícilmente alguien lo elegiría para su última cena. Es la metáfora ideal de un mundo en el que lo mediocre, lo que no destaca por ser ni demasiado malo ni demasiado brillante, está acaparando el poder.

Piense en un helado de vainilla. No, mejor aún, piense en un sándwich mixto. Aquí tiene una foto para inspirarse. Visualice el mejor sándwich mixto posible, con su jamón caliente, su queso fundido, su pan tostado... ¿Es la mejor comida del mundo? Desde luego que no. ¿Es la peor? Seguro que tampoco. A nadie le disgusta un sándwich mixto pero difícilmente alguien lo elegiría para el menú de su boda o como última cena en el corredor de la muerte. No es un plato brillante, pero para salir del paso nunca está mal; cumple su función. «Perdone, la cocina ya ha cerrado, pero si quiere le podemos hacer un sándwich mixto». (seguir leyendo)

Libros relacionadosˇ
9788417141769_baja
Mediocracia
Mediocracia
Cuando los mediocres toman el poder
Alain Deneault