129 / 1000

Los (no) consejos de alimentación en familia de una crítica gastronómica

Cómo mejorar los hábitos nutricionales de nuestros hijos

<p>
	Bee Wilson en la cocina de su casa con su hijo.</p>

Bee Wilson en la cocina de su casa con su hijo.

Como en millones de hogares por todo el mundo, en casa de Bee Wilson, autora de El primer bocado, la batalla en torno a la comida se libra con los hijos. «En esos momentos de estrés total, entre la vuelta de la escuela y el irse a la cama, cocino algo rápido con la esperanza de que le guste a todo el mundo. Puede ocurrir que uno de mis hijos se queje porque hay berenjenas asadas, otro diga que le encantan y el tercero llore porque, aunque le gusten las berenjenas, están en contacto con un trozo de pollo y ya no se puedan comer», cuenta divertida.

Pero escribir este libro ha demostrado a Wilson que el potencial de mejora de nuestros hábitos alimentarios es inmenso. Y debe empezar, igual que el conflicto alimentario, en la propia cocina de la familia. Para empezar, explica en las páginas de su libro, debemos saber que comer bien es una habilidad que se puede aprender, aunque no es fácil, precisamente. Sin embargo, hay algunos aspectos generales de la alimentación que pueden tenerse en cuenta y adaptarse a las pasiones de cada cual. «Hay tres grandes directrices que a todos nos beneficiaría incorporar: seguir un patrón de horas de comida, atender a nuestras señales internas de hambre y saciedad en lugar de dejarnos llevar por señales externas como el tamaño de las raciones, y abrirnos a probar una variedad de alimentos», explica Wilson.
 

Seguir leyendo

Libros relacionadosˇ
Primerbocado_wilson_turner
El primer bocado
El primer bocado
Cómo aprendemos a comer
Bee Wilson