137 / 1000

Mujeres enamoradas del cine

Crítica de Inocentes y otras

Mujeres enamoradas del cine

Inocentes y otras nos presenta tres historias separadas, tres vidas que convergen en algunos puntos, en algunos momentos. Tenemos a Meadow, quien se convierte en una cineasta preocupada por el arte, el ensayo, la vanguardia, el documental y la verdad. Tenemos a su amiga, y en cierta manera rival, Carrie, quien también elige el cine pero con otra vía: películas más comerciales, más livianas, pero no por ello menos respetadas y respetables. Y tenemos a Jelly, que también se hace llamar Amy y Nicole: Jelly se dedica a llamar a gente famosa por teléfono, gente que no la conoce, y a la que acaba escuchando, de tal manera que algunos hombres se enamoran de ella sin haberla visto. Durante algún tiempo Jelly pierde pasajeramente la visión, y empieza a obsesionarse por el sonido, por la voz, por lo que transmiten los ruidos sin imágenes. Las carreras paralelas de Meadow y de Carrie van avanzando hasta un punto en el que Meadow conoce a Jelly y quiere entrevistarla, filmarla, contar su vida en un documental.

El anterior es el punto de partida. Pero, como sucede a menudo en la literatura postmoderna, lo importante es cómo lo cuenta la autora, más que el argumento. Dana Spiotta (que cuenta con el beneplácito y el apoyo del mismísimo Don DeLillo) va alternando las historias de las tres mujeres, y no siempre lo hace mediante la narración en tercera persona.

Seguir leyendo

Libros relacionadosˇ
9788416354344_sincitas
Inocentes y otras
Inocentes y otras
Dana Spiotta