8 / 956

Salsa: diario del barrio latino

«El libro de la salsa», exhaustivo relato de cómo y por qué nace este estilo en la ciudad de Nueva York

<p>
	Club de salsa.</p>

Club de salsa.

Dicen de este libro que, con toda probabilidad, es el más «pirateado» de la historia en Latinoamérica. Aparecido en 1978 y ampliado y reeditado en 2004, ahora llega a España con nuevo prólogo y más perspectiva. Esta es la historia canónica de un ritmo pancaribeño, pero, sobre todo, es la crónica del Caribe urbano que no tiene su capital en la orilla de un mar cálido, sino en Nueva York. Ahí es donde debe comenzar esta historia, en la metrópoli estadounidense donde los emigrados (puertorriqueños, colombianos, dominicanos, venezolanos, panameños) padecen su desarraigo en castellano, como una sola comunidad, frente al «gringo», donde necesitan de un camino para expresar sus preocupaciones. El barrio que reclamó para sí la salsa es ya un entorno hostil, frenético y crudo.

El libro de César Miguel Rondón, una verdadera institución radiofónica en Venezuela, se remonta al jazz, donde los latinos tuvieron una presencia constante en la mayor parte de las orquestas y conjuntos de jazz de los clubes de Nueva York de las décadas de los treinta y cuarenta. En esas décadas, además, Cuba era el paraíso del turista estadounidense y su destino predilecto. Gastaban dólares a manos llenas en los cabarés de fiesta fácil en una isla que vivía por y para la música. La tradición convivía con todo tipo de bailes de moda. Hasta que llegó la revolución, pero de eso hablaremos un poco más adelante.

En Nueva York, pervivían algunas grandes orquestas de músicos latinos dispuestos a tocar el mambo o el tango por igual. Sin embargo, cuando esta moda pasó, a los músicos no les quedó otro remedio que dar lugar a pequeñas formaciones que toman las salas públicas. Las formaciones de 20 miembros quedan reducidas a la mínima expresión, despojadas de glamour, pero reinyectadas de autenticidad. Las letras se vuelven fanfarronas, porque es como hay que hacerlo si uno quiere sobrevivir en la calle. Miseria, marginalidad y violencia eran el contexto de la periferia donde habitan los «nuyorican», mayoritariamente boricuas, aunque esto aún no se llamaba salsa: a comienzos de los sesenta cabía por igual un son nuevo o un bolero viejo.


Seguir leyendo

Libros relacionadosˇ
978-84-16714-19-3
El libro de la salsa
El libro de la salsa
César Miguel Rondón