467 / 959

El Partido

Los secretos de los líderes chinos

El Partido se adentra profundamente en el secreto de la maquinaria política china como una organización por sí sola, el Partido es un fenómeno de escala única. Tiene más de setenta y tres millones de afiliados y no solo controla todos los aspectos del gobierno, desde las ciudades más ricas a las más pequeñas aldeas remotas en el Tíbet y Xinjiang, sino que rige las religiones oficiales, los medios de comunicación y el ejército. El Partido preside las grandes empresas de propiedad estatal, y ejerce control sobre la selección de altos ejecutivos de todas las empresas del gobierno, muchos de las cuales se encuentran entre los primeros puestos de la lista Fortune 500.

Richard McGregor se adentra profundamente en el santuario interior de China por primera vez, mostrando cómo funcionan el gobierno, los tribunales, los medios de comunicación y el estamento militar, y cómo se defiende y perpetúa frente a todas las acusaciones de corrupción, manteniendo su carácter de cuerpo muy reservado, hostil a la ley, sin rendir cuentas más que a sus propios tribunales internos.

Richard McGregor

Periodista británico, es redactor del diario Financial Times, publicación para la que fue jefe de delegación en China. Nació en Sydney, Australia, donde también comenzó su carrera como periodista. Ha sido asimismo corresponsal de su diario para el norte de Asia durante
casi dos décadas. Actualmente vive en Londres.

Libros relacionadosˇ
Spots%20electorales%20cub
Spots electorales
Querido%20l%c3%adder%20cub
Querido Líder
Abundancia%20roja%20cub
Abundancia roja
9788416142101
El último imperio
978-84-16714-04-9
Cartas desde la revolución bolchevique
Spots electorales
El espectáculo de la democracia en la TV mundial desde 1989
Jorge Luis Marzo y Arturo «Fito» Rodríguez
Querido Líder
Vivir en Corea del Norte
Barbara Demick
Abundancia roja
Sueño y utopía en la URSS
Francis Spufford
El último imperio
Los días finales de la Unión Soviética
Serhii Plokhy
Cartas desde la revolución bolchevique
Jacques Sadoul