“La necesidad de distinguirse, significarnos, para así independizarnos de la masa, y a la vez quedar conectados a esa uniformidad, comunidad o pandilla para sentirnos dentro de ella.” Así describe el crítico de arte y autor Peio Aguirre el concepto polisémico que analiza en Estilo, estética, vida y consumo.

Aguirre desgrana la genealogía del estilo en su ensayo. Peggy Guggenheim actuó como una verdadera identificadora del mismo, reflejado en su colección y su forma de vivir,  y Grace Coddington decidió sobre él en Vogue.

Estilo, Estética, vida y consumo

Este ensayo profundiza en su significado a partir de fuentes y autores, historia del arte e iconos que irradian autenticidad: Godard, Bowie o Susan Sontag.

Las subculturas, la moda, la arquitectura o el diseño ejercen de contenedores de estilo como entes culturales de la modernidad. El autor sostiene que la estética y los “lifestyles” van ligados irremediablemente al consumo.

El estilo toca todas las capas socioculturales de las sociedades antiguas y contemporáneas, que continuamente reciclan su moda al añadir elementos novedosos y rescatan del pasado aquellos que consiguen trascender.

 

Peggy Guggenheim 

Francine Prose da cuenta en Peggy Guggenheim de una biografía apasionante, reflejo de una manera de vivir muy particular. Un estilo de vida consolidado en la élite cultural y vanguardista fue salpicado por los sucesos que marcan su biografía bajo los acontecimientos trascendentales del siglo XX. La Segunda Guerra Mundial, el antisemitismo y el exilio en América se acompañaron de fastuosas fiestas, una activa vida sexual, una fortuna que administrar, relaciones amorosas tóxicas en las que sufrió maltrato, la maternidad y una gigantesca lista de amistades y contactos.

Guggenheim conformó una colección de arte contemporáneo y promocionó artistas bajo su mecenazgo. Su gusto exquisito y su olfato intuitivo la convierten en una auténtica identificadora de estilo. Supo captar nuevas formas artísticas como la aplicación de la pintura de Pollock cuando pocos lo aceptaban, se enamoró de las esculturas de Brancusi, y patrocinó la obra de artistas como Max Ernst, Calder o Leonora Carrington.  Reeditado en la colección A-Z, el libro desvela a una mujer que contribuyó a cambiar el curso de la historia del arte al favorecer su evolución natural hacia un futuro transformador.

Grace Coddington. Memorias

¿De qué manera la moda dictamina el estilo? Grace Coddington lo desprendía por todos sus costados. Su aspecto tan especial ya denotaba diferencia, y por encima de los innumerables trajes que ha vestido, su personalidad revela una identidad única. Una de las mejores editoras creativas de la revista Vogue, participó en la moda en un interesante momento en el que esta evolucionaba hacia la actualidad más reciente.

Grace cuenta en primera persona su fascinante peripecia vital en estas Memorias. Grace Coddignton, pobladas de anécdotas surrealistas, de sucesos fuertes y tiernos, de personalidades de la época, de fotografía, moda y modelaje.

Aquella revista con la que soñaba desde pequeña, la que le llevaba – con retraso – las últimas tendencias y los mejores diseños de alta costura a un pueblo rural donde no llegaban las novedades, se convirtió en realidad. Comienza su andadura como modelo, luego en Vogue Inglaterra junto a Bea Miller, y seguido del equipo de Estados Unidos liderado por la exigente Anna Wintour, quien depositó en Grace toda su confianza.