O qué tienen en común hormigas, neuronas, ciudades y software